viernes, 14 de enero de 2011

LA COPLA EN EL CINE, 1

Desde el principio el cine se nutrió de las grandes figuras del espectáculo. Así utilizaría a muchas de las grandes pioneras de la copla para protagonizar filmes y atraer al público.
Ya en los años 10 y 20 del pasado siglo, comenzaron a hacer películas Pastora Imperio, Raquel Meller y La Argentinita, aunque durante esos años protagonizaban películas mudas. Raquel y La Argentinita llegarían a rodar una película hablada y cantada cada una. Pastora tuvo una gran carrera en el cine hasta los años 50.
La música en una película es esencial para resaltar momentos de tristeza, alegría, tensión... Da igual el género, drama, comedia, horror; en cualquier filme se usan ingeniosamente las músicas para engrandecerlas. En la comedia musical la música juega un papel fundamental para enlazar escenas, unir historias, y normalmente se sirve de canciones para hacerlo, o dar un enfoque diferente a la película.

La primera artista de la copla en protagonizar una película cantando fue Conchita Piquer en 1929, en La bodega. En principio un filme mudo, rodado en París por Benito Perojo. Pero, entre lo contentos que quedaron con la filmación y la llegada del sonoro, tuvieron la brillante idea de rodar varias escenas más para añadir al filme, escenas en las que la Piquer cantaba varias canciones. Conchita Piquer rodaría después otras cuatro películas, entre ellas Yo canto para ti, filme de 1935 desaparecido. Es curioso que un personaje tan notorio como ella no hiciera más películas. Hay quién dice que en cámara daba fría y parecía mucho mayor de la edad que tenía. A mi me encanta tanto en La bodega, como en Filigrana, o Me casé con una estrella, su última aparición en cine en 1952.Probablemente la primera figura que protagonizó una película hablada y cantada fuera la gran Imperio Argentina, que en 1930 rodó en París Cinepolis. Anteriormente ya había protagonizado 4 películas mudas entre 1927 y 1929.


Hasta 1936, Imperio rodó 12 películas y 3 cortometrajes, convirtiendose en la actriz más taquillera del cine español de los añós 30. Fue la primera es producir sus películas, junto a su entonces marido Florían Rey, Y la primera en conseguir que el cine español se exportarse en condiciones y con éxito. Algunas de sus más famosas películas de esos años fueron Su noche de bodas (1931); ese mismo año también rodaría un cortometraje con Maurice Chevalier, El cliente seductor, Melodía de arrabal (1933), junto a Carlos Gardel, con quién también rodaría el mismo año el cortometraje La casa seria; La Hermana San Sulpicio (1934) -en 1927 ya había protagonizado la versión muda del filme-; Nobleza baturra (1935), y Morena Clara (1936). En 1938 rodaría dos películas en Berlín, la magnifica Carmen la de Triana, con algunas escenas rodadas en la Maestranza de Sevilla, y la 'extraña' La canción de Aixa. Esta última se resintió de las tensiones de la separación de Imperio y su marido y director Florían Rey, ocurridas durante el rodaje, pese a que muchos de los exteriores se rodaron en el entonces protectorado español de Marruecos. Su última aparición en el cine sería en El polizón de Ulises, en 1987, junto a Aurora Bautista y Ana Mariscal.
Las primeras artistas de la copla que trabajaron en el cine español, hablando, cantando y bailando fueron Antoñita Colomé, Lola Cabello y Raquel Rodrigo. Esta última fue la que protagonizo el histórico primer filme hablado y cantado rodado en España en 1932, Carceleras. Si bien Raquel cantaba 'todos los palos', no solo copla.
La sin par y salerosa Antoñita Colomé comenzó en el cine en 1931, en el filme Las luces de Buenos Aires, a la que seguirían grandes éxitos comerciales como Merceditas (1932), El hombre que se reía del amor (1932), Crisis mundial (1933), El negro que tenía el alma blanca (1934), El malvado Carabel (1935), El bailarín y el trabajador (1936). Hasta la llegada de la guerra civil en 1936 rodaría un total de catorce películas. El último filme en que apareció fue Pasodoble, en 1988.
Pero si alguien llegó casi a desbancar en popularidad a Imperio Argentina en el cine, esa fue la genial Estrellita Castro, que después de triunfar con sus discos y espectáculos, llevandose de calle a todo el público, con su gracia, ingenio, simpatía, y por supuesto su voz, también fue requerida por el cine para rodar su primera película en 1935, Rosario la Cortijera, junto al Niño de Utrera. Al llegar la guerra Estrellita estaba actuando en Valencia, y fue rescatada por Benito Perojo, quién se la llevo con su madre -La Sebastiana- y su hermano Pepe a Alemania. Allí la metio en el primer filme que rodó, El Barbero de Sevilla, a hacer un papelito como gitana, cantando El pregón de las flores. Dicen que Goebbels, gran amante del cine, revisaba casi diariamente las tomas, se enamoró locamente de ella, y pidió que el papel de Estrellita fuera alargado. Para gran disgusto de Raquel Rodrigo, que en principio iba de protagonista absoluta. Incluso en los pasquines iniciales de la publicidad de la película, solo aparecían como protagonistas, Raquel, Roberto Rey, Miguel Ligero y Pedro Barretto. Pero una vez estrenado el filme, programas y carteles fueron rehechos, poniendo a Estrellita y Miguel como protagonistas. No es cierto que La niña de tus ojos -estupendo filme de Fernando Trueba de 1998-, este basado en las peripecias sufridas por Imperio Argentina durante sus rodajes en Berlín, casi en su totalidad están basados en las de Estrellita en los mismos estudios. Tan solo las escenas del rodaje con los números musicales están basados en el rodaje de Carmen la de Triana.
Al año siguiente, Estrellita rodaría otras dos películas en Berlín, Mariquilla Terremoto, y la estupenda Suspiros de España. Su siguiente película sería Los hijos de noche, rodada en Italia. Su última aparición en el cine fue en 1972, en la disparata, subrrealista y genial Casa Flora, junto a una impagable Lola Flores. Las dos juntas interpretando el Tanguillo del teléfono, que las escribió Solano es algo que nadie debiera perderse. Pero esto una historia para más adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada